Libranos del mal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Padre y Madre nuestra que estás en medio del dolor,

acompañando a todas las familias que están sufriendo

 las consecuencias directas del coronavirus,

santificado sea tu nombre,

venga a nosotros tu Reino de Resurrección, Esperanza y Solidaridad

hágase tu voluntad en la gloria del cielo y en la tierra que lucha por vivir desde el amor.

 

Danos hoy el pan a tantas personas que se han quedado sin alimentos y trabajo,

perdona nuestra indiferencia ante el sufrimiento de las personas,

como también nosotros perdonamos y nos reconciliamos con los que nos ofenden y no piensan como nosotros.

No nos dejes caer en la tentación de relajarnos en la desescalada y no proteger nuestra salud,

y así ayúdanos a libranos de esta pandemia. Amén. Aleluya.